Contenido

En el día mundial de la salud, vive las cuatro etapas de la vida cuidando tu alimentación:

En el día mundial de la salud, vive las cuatro etapas de la vida cuidando tu alimentación:

PRIMERA ETAPA: La lactancia materna exclusiva es la opción más saludable, barata y más fácilmente disponible para los bebés. Que los niños estén bien alimentados desde el primer día puede hacer una diferencia considerable en sus vidas, y nada es más nutritivo que la leche materna. Sin embargo, la lactancia materna está lejos de ser universal. Las organizaciones de salud pública internacionales recomiendan iniciar la lactancia una hora después del parto y alimentar al niño exclusivamente de esa manera durante los primeros seis meses de vida al vincularse esto con la reducción de la mortalidad infantil y con mejores resultados infantiles. Dar el pecho, además, también puede fortalecer el vínculo entre madre e hijo o hija. Los países de América Latina y el Caribe exhiben grandes diferencias en cuanto al porcentaje de niños alimentados solo con leche materna durante los primeros seis meses de vida de acuerdo a datos de UNICEF.

SEGUNDA ETAPA: Más frecuentemente de lo que me gustaría, me encuentro deseando una porción de papas fritas del restaurante de comida rápida ubicado frente a la oficina. Me resisto pero, cuando mi fuerza de voluntad está ocupada digiriendo la ensalada, me descubro, demasiado tarde, con una cajita de papas fritas en la mano. No deja de sorprenderme, cada vez que entro al restaurante, los comensales y la atmosfera allí dentro tan diferente a los de América Latina. En el centro de Washington, DC, ciudad en la que vivo, los comensales de este restaurante de comida rápida son, en muchos casos, personas que no tienen a dónde ir. Pasan el día allí, resguardándose del frío y comprando cada tanto alguna hamburguesa u otros bocadillos con las monedas que reciben de mendigar. En cambio, entrar a un restaurante de comida rápida en América Latina es una fiesta de niños y colores. Padres o madres cargados de carritos y otras necesidades de infantes son los que se resguardan allí del frio o la hiperactividad de sus hijos. Los niños gritan, corren o gatean felices por el local, exacerbados por el azúcar de las gaseosas y los estímulos marketineros. Todo está planificado para que un padre pueda, durante una tarde, leer serenamente las noticias o ponerse al día charlando al teléfono con amigos mientras los chicos están en el pelotero. Incluso, todos los niños de mi pequeña encuesta concuerdan, las mejores fiestas de cumpleaños son aquellas celebradas en el local de comida rápida. Los cumpleaños infantiles es otra ocasión en donde existen varias diferencias en temas de nutrición entre la ciudad que habito y mi ciudad natal. Muchos padres y madres que repartan refrescos con azúcares en un cumpleaños infantil serán, inmediatamente, descalificados del listado de padres responsables y sus hijos perderán para siempre las visitas de sus amigos. Es común ver agua de coco, juguitos o, como mucho, leche chocolatada. En cuanto a la comida, el menú varía drásticamente. Las fuentes de papas chips y pali chips, tan habituales en las fiestas infantiles de los países de América Latina, son reemplazadas por bandejas de zanahorias y brócolis crudos. Los dulces, caramelos y chocolates, golosinas reservadas estrictamente para la fecha de Halloween, se cambian por manzanas, orejones disecados y tomates cherry. Es importante resaltar que mis amigos de Washington, DC no son representativos de los estilos alimenticios de EE.UU. Sin embargo, más allá de lo anecdótico de éstas costumbres tan contradictorias según mi propia experiencia, miremos las cifras sobre nutrición infantil en América Latina..

TERCERA ETAPA: El consumo excesivo de bebidas azucaradas (refrescos, aguas frescas, jugos, café y té con azúcar adicionada, bebidas deportivas, jugos de fruta naturales- con y sin azúcar adicionada) conlleva a una ingestión elevada de calorías (energía), resultando en sobrepeso y obesidad. Además de estar relacionado, de forma independiente, con un aumento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo II, dislipidemias ( condiciones relacionadas con mayor riesgo de aterosclerosis) y enfermedades cardiovasculares. Se sabe también que el consumo excesivo de leche entera, fuente importante de grasas saturadas, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. En los orígenes de la especie humana, el agua y la leche materna eran los únicos dos tipos de bebidas que se consumían. Ha sido en los últimos 11.000 años que los humanos iniciaron el consumo de otro tipo de bebidas. En los últimos 30 años ha habido un aumento alarmante en el consumo de bebidas azucaradas a nivel mundial y en todos los grupos de edad. En el caso de Estados Unidos, en los años setenta las bebidas azucaradas representaban casi un 4% del consumo total de calorías, porcentaje que aumentó a 9% para el año 2001. En países con menores ingresos se ha visto la misma tendencia. En el caso de México, el consumo de bebidas azucaradas ha aumentado considerablemente en toda la población en los últimos 13 años, especialmente en niños en edad escolar de entre 5 y 11 años de edad, en mujeres adolescentes y en edad adulta. Este incremento se debe principalmente a un aumento en el consumo de leche saborizada, aguas frescas con azúcar y jugos a base de frutas -en el caso de niños- y a refrescos, café/té con azúcar adicionada y aguas frescas -en el caso de las mujeres-. Actualmente, los mexicanos se encuentran entre los mayores consumidores de bebidas azucaradas en el mundo, representando el 19 por ciento del consumo de energía (calorías) de un día. En promedio, una lata de refresco de 355 ml, tiene 7.4 cucharadas de azúcar (37 gramos de azúcar), aproximadamente el 75% del límite máximo de azúcar para un adulto durante todo un día (alrededor de 50 gr de azúcar) y 150% del límite considerado como recomendable por las nuevas guías de consumo de azúcar propuestas por la OMS (25 gr de azúcar). El alto consumo de bebidas azucaradas y su relación con el mayor riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad y enfermedades crónicas ha hecho imperante la emisión de recomendaciones sobre el consumo de bebidas para la población..

CUARTA ETAPA: Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizado en México, el 58% de las personas mayores de 50 años padece de hipertensión (presión peligrosamente alta en la sangre), sin embargo menos del 12% de esas personas controla dicha condición de manera efectiva. Eso representa un problema mayor en la salud pública que exige tomar medidas urgentes para evitar millones de muertes prevenibles. Durante la última década, se logró en América Latina un progreso significativo en la prestación de pensiones para adultos mayores. La medida ha recibido un merecido elogio como un logro importante y un paso vital hacia el desarrollo de sociedades más equitativas e inclusivas. Como sucede con otras transferencias de fondos, a veces se ha afirmado (o al menos se ha implicado) que otorgar subsidios mensuales confiables a los adultos mayores no mejora solamente sus circunstancias económicas inmediatas, sino que también conlleva un conjunto más amplio de efectos positivos, entre los que se incluye un estado de salud potencialmente mejorado. La lógica que sostiene dicho argumento parece ser bastante directa: el acceso a servicios de salud cuesta dinero y los adultos mayores suelen tener necesidades de salud más costosas que las de otros grupos. Como sucede con el seguro médico, si se pueden reducir las barreras financieras de los servicios de salud, los adultos mayores los utilizarán en mayor medida y, por lo tanto, gozarán de mejor salud. Hasta aquí suena lógico. Pero dicho argumento también presenta un problema: aparentemente, la evidencia no lo sostiene. Puede observarse en Sudáfrica, donde se presta una pensión virtualmente universal que brinda beneficios superiores a US$ 100 mensuales. El mismo estudio de la OMS que recopiló datos en México reveló que, en Sudáfrica, los adultos mayores tienen el índice más alto de hipertensión registrado en cualquier país del mundo en cualquier punto de la historia humana. Eso tiene importancia porque la hipertensión no solo aumenta el riesgo de apoplejía y otras condiciones graves de salud, sino que también constituye la principal causa de mortalidad en adultos mayores a escala mundial. Según los resultados preliminares de un estudio mío que todavía no se ha publicado, casi el 80% de los sudafricanos mayores de 50 años padecían de hipertensión y solo el 8% de estos controlaba su condición con medicamentos de manera efectiva. Por lo tanto, ¿por qué la hipertensión afecta tanto a los sudafricanos si estos reciben pensiones considerables, los servicios gubernamentales de salud están a su disposición en forma gratuita y muchos medicamentos genéricos para la hipertensión cuestan menos de un dólar por mes? Hay varias razones. La mayoría de los sudafricanos de mayor edad que padecen de hipertensión (77%) no saben que tienen esa condición, ya que la hipertensión generalmente no presenta síntomas y no es ampliamente conocida en esas poblaciones. Incluso entre aquellos que reportaron que recibían un tratamiento, solamente una minoría (el 23%) había controlado exitosamente su condición. Eso puede deberse a que la medicación es inadecuada para sus necesidades particulares (o no reduce la presión sanguínea o causa efectos secundarios desagradables y, por eso, el paciente no la toma regularmente). En el estudio que estoy por publicar, los resultados concluyen que el hecho de cobrar una pensión aumentaba el conocimiento de la hipertensión por parte de dichas personas, como así también la cantidad de visitas que realizaban a proveedores de servicios para pacientes ambulatorios, pero no asoció significativamente ese hecho con el control de la hipertensión. En otras palabras, los pensionados están tan expuestos a los efectos dañinos de la hipertensión como los no pensionados. Las pensiones (y, para el caso, también el seguro médico) pueden ayudar a los adultos mayores a obtener acceso a servicios de salud, pero no pueden mejorar la salud por sí misma. Tal situación requiere intervenciones adicionales en la salud pública, tales como las campañas generalizadas de detección de enfermedades comunes no transmisibles. También se necesitan servicios de salud adecuados y accesibles, así como un abastecimiento confiable de medicamentos. En América Latina, algunos países como Brasil han logrado un progreso considerable en la mejora de tales servicios. Todavía falta mucho por hacer en otros lugares. En el caso de México, la prestación de pensiones y seguro médico debe acompañarse no solamente con una inversión en intervenciones en la salud pública a fin de concientizar a la población sobre las enfermedades, sino también con una clara política para mejorar la calidad y la disponibilidad de los servicios de salud esenciales..


 1358,    10  Abr  2016 ,

Leave a comment

Acerca de:

El Observatorio se concibe como un sistema organizado de recursos técnicos y humanos, mediante el cual se identifica, recoge, procesa, analiza y difunde información relacionada con las Enfermedades Crónicas no Transmisibles.

Contactos:

Dirección Principal: Sede Anganoy Los Rosales II-Secretaria de Salud, Pasto - Nariño - Colombia

Dirección OEC: Universidad de Nariño (Torobajo), Facultad de Ciencias de la Salud - Bloque 7 - piso 1 

Email: oecpasto@saludpasto.gov.co

 

CoalaWeb Traffic

1.png8.png9.png0.png5.png8.png
Hoy88
Ayer376
Esta semana2169
Este Mes6179
Total189058

Visitor Info

  • IP: 54.90.207.75
  • Browser: unknown
  • Browser Version: unknown
  • Operating System: unknown

Who Is Online

4
Online

Sábado, 16 Diciembre 2017 05:32
Powered by CoalaWeb
SITIOS DE INTERÉS
Alcaldía de Pasto Nuevo